Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

El 2,5% de la población laboral activa en México trabaja en la modalidad de teletrabajo

  • 11 abril 2017

Según el informe “Influencia de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) sobre la salud de los trabajadoreselaborado por la Universidad Internacional de Valencia

  • México se encuentra entre los países que encabezan la tendencia de actividad laboral mediante teletrabajo
  • El informe destaca que la introducción de las TIC en las organizaciones laborales ha favorecido su productividad, eficiencia de los procesos y rentabilidad
  • Resalta el tecnoestrés, la tecnofobia, la tecnofatiga y la tecnoadicción, nuevos riesgos psicosociales para la salud de los trabajadores

Valencia (11-04-2017). El 2,5% de la población laboral activa en México trabaja en la modalidad de teletrabajo, según se desprende del informe “Influencia de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) sobre la salud de los trabajadores”, elaborado por Pedro R. Gil-Monte, Doctor en Psicología por la Universidad de La Laguna y profesor colaborador del Grado de Psicología de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

En este sentido, el experto de la VIU ha resaltado “el importante esfuerzo que está realizando el gobierno mexicano para incorporar el teletrabajo en las ofertas del mercado laboral”. Cabe destacar que México se encuentra entre los países que encabezan la tendencia de actividad laboral mediante teletrabajo.

Además, el informe explica que el teletrabajo en relación de dependencia ha aumentado un 20% en México, por ser una herramienta importante para retener talentos y para el ahorro de costes tanto para la empresa como para el empleado. Por ello, “algunas empresas en México que han adoptado esta modalidad laboral, encontraron que los empleados pueden ser hasta un 45% más productivos, al tiempo que ahorran millones de dólares que antes gastaban en combustible para trasladarse a las oficinas”. –Ha indicado-.

Para el experto de la VIU, “la evolución de las TIC en el trabajo tiene aspectos muy positivos como la mejora de los procesos de comunicación, la coordinación, facilitan el intercambio de información y ha hecho posible el desarrollo del trabajo flexible y la virtualización del entorno laboral, lo que puede contribuir al bienestar en el trabajo”.

El teletrabajo mejora la conciliación entre la vida laboral y profesional, ahorra costes por desplazamientos, mejora la productividad y rendimiento, y la integración sociolaboral de personas con discapacidad. Además, fomenta la flexibilidad, la autonomía y la confianza, lo que repercute en un incremento de la satisfacción laboral por parte de los empleados.

NUEVOS RIESGOS PSICOSOCIALES PARA LA SALUD DE LOS TRABAJADORES

El informe alerta también de los nuevos riesgos psicosociales para la salud de los trabajadores como el tecnoestrés, la tecnofobia, la tecnofatiga y la tecnoadicción.

El estudio explica que el tecnoestrés es un problema de adaptación debido a la falta de habilidad de un individuo para manejar las nuevas tecnologías de la información de una manera saludable que, “puede tener efectos negativos directos o indirectos sobre las actitudes, pensamientos y conductas del trabajador y ocasionar alteraciones y disfunciones en cualquier sistema fisiológico del individuo”.

Además indica que existen diferentes tipos o formas de tecnoestrés, entre las que destacan la tecnofobia o tecnoansiedad, aparición de ansiedad y malestar en el trabajador cuando tiene que utilizar alguna TIC para el desarrollo de su trabajo; la tecnofatiga, cansancio y fatiga psicológica o cognitiva por la exposición continua a la tecnología informática; y la tecnoadicción, necesidad incontrolable de utilizar las TIC que lleva a comportamientos obsesivo-compulsivos.

Salud de los TrabajadoresSegún el experto de la VIU “la introducción de las TIC en las organizaciones laborales ha favorecido su productividad, eficiencia de los procesos y rentabilidad, mejora de los procesos de coordinación y comunicación organizacional, otorgando mayor flexibilidad en la actividad laboral de las personas. Por ello, es importante fomentar su desarrollo”.

“No obstante, -ha continuado- también hay que ser consciente de los inconvenientes de las TIC, en especial aquellos que se derivan de los nuevos riesgos psicosociales que introducen y sus consecuencias para la salud de los trabajadores”.

Para el profesor de la VIU “esta consideración es importante tenerla presente en la elaboración de la normativa que regula su uso y en las obligaciones y derechos de los trabajadores, así como para fomentar los aspectos positivos, como son la flexibilidad de los horarios y la conciliación trabajo-familia”.

El informe explica que el trabajo con ordenador requiere de tiempos de concentración prolongados con demanda mental, lo que da lugar a un riesgo psicosocial por exceso de carga mental y fatiga psicológica, además de problemas asociados a la necesidad de aprendizaje constante para adaptarse a los cambios introducidos en las TIC y a otros como el ciberbullying.

El estudio explica también los riesgos ergonómicos derivados de la realización de tareas que requieren movimientos repetitivos y adaptación de posturas mantenidas en el tiempo y otros inconvenientes derivados de la siempre disponibilidad del trabajador.