Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

Dietas saludables, 10 puntos que no debes ignorar.

  • 3 agosto 2017

Dietas saludables para alcanzar tu figura perfecta en dos semanas, para bajar infinidad de kilos en un mes, para no enfermarte jamás comiendo solo alimentos de color rojo, o eliminando cualquier rastro de grasas de tu vida.

Espera, ¿dietas saludables? ¿realmente se merecen el adjetivo de saludables?

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

Si lo pensamos bien llegaremos a concluir que son dietas que pueden resultar efectivas para un determinado objetivo, bajar de peso, por ejemplo, pero en el estricto sentido del término no son dietas saludables en muchos casos. Empecemos por aclarar qué pueden ser consideradas dietas saludables.

 

¿Qué son las dietas saludables?

Las dietas saludables son aquellas que incluyen de forma variada y equilibrada alimentos de los 6 grupos básicos (para algunos la famosa rueda solo tiene 4 porciones, en lugar de 6), que permiten a la persona mantener un adecuado estado de salud y evitar enfermedades.

Partiendo de los principios de equilibrio y variedad ya podemos ir quitando el adjetivo de saludables a las dietas que mencionamos al inicio de este artículo. Pueden ser efectivas, incluso ser una dieta terapéutica, pero muchas de ellas distan de ser saludables.

 

10 recomendaciones para una dieta saludable

  • Usemos el sentido común: ¿un consejo poco profesional? Puede ser, pero muy efectivo. Si una dieta demanda que hagas cosas fuera de lo común e implican un esfuerzo considerable realizarlas ¡sospecha! Puede que no sea tan saludable.
  • Variedad: nada de comer siempre lo mismo o, al contrario, nunca comer un tipo de alimento. Según aconseja la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación hay que comer alimentos de todos los grupos y en la mayor variedad posible.
  • Equilibrio: la vida lleva mucho de equilibrismo y la alimentación no es menos. Piensa que todo lo que entra debe ser adecuadamente usado. Si ingerimos más de lo que nuestro cuerpo y estilo de vida demanda, surgen las enfermedades y los michelines.
  • En datos: se aconseja que las proteínas constituyan entre el 10 y el 15% de las kcal ingeridas al día (50% de origen vegetal y 50% de origen animal), las grasas del 30 al 35% de esas kcal, pero recuerda que las saturadas deben mantenerse por debajo del 7%.

Los hidratos de carbono deben constituir la mayor parte de nuestra ingesta alimentaria diaria, aportando entre el 50-60% de las kcal ¡No le tengas miedo a un buen plato de pasta!

  • De carne blanca se puede comer entre 3 y 4 raciones a la semana, de 150 g para las mujeres y 175 para los hombres (te en cuenta que solo algunas partes del cerdo son blancas, como el lomo). De carne roja no más de una ración a la semana de entre 125-150 gramos. De pescado mínimo dos raciones semanales de 80-120 gramos.
  • Las frutas con tres raciones al día, entre 150 y 200 gramos por ración, vamos bien (recuerda, variadas).
  • Hortalizas: dos raciones al día, entre 200 y 250 gramos.
  • Lee las etiquetas de los envases, comienza a elegir en función de tu salud ¿Tiene aceite de palma o coco? Entonces busca otra opción.
  • Antes de elegir o llevarte un alimento a la boca, piensa: sí, piensa ¿Qué te está aportando? ¿Realmente está haciendo que tu cuerpo esté mejor? ¿O solo es un placer momentáneo que te llenará de calorías innecesarias?
  • No olvides la actividad física: podemos comer de la mejor forma posible, que si somos personas sedentarias no nos beneficiaremos de todo el potencial de las dietas saludables.

 

CTA - Tecnologia y salud