Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

La presencia de las empresas españolas de energías renovables en Latinoamérica aumenta en un 83% en los últimos tres años

  • 28 febrero 2017

Según el Informe de la Universidad Internacional de Valencia sobre “Latinoamérica y España: caminos opuestos en el fomento de las energías renovables”.

  • La situación crítica del sector en España ha provocado la emigración forzosa de las empresas mejor preparadas a Latinoamérica, que se ha convertido en uno de los motores de producción de esta energía en el mundo
  • Las estimaciones prevén pérdidas de unos 660 millones de euros entre 2017 y 2019 en el sector
  • España es uno de los países a nivel mundial con mayor potencia instalada de Energías Renovables no Convencionales

Valencia (28-02-2017). “La presencia de las empresas españolas de energías renovables en Latinoamérica aumenta en un 83% en los últimos tres años debido, principalmente, a la situación crítica por la que ha atravesado el sector en España, lo que ha provocado la emigración forzosa de las empresas mejor preparadas”, según se desprende del informe sobre “Latinoamérica y España: caminos opuestos en el fomento de las energías renovables”, elaborado por Xira Ruiz Campillo, profesora del Grado de Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

Según el informe de la VIU, en 2016, las empresas españolas participaban en Latinoamérica en 33 proyectos relacionados con las Energías Renovables no Convencionales (ERNC), triplicando en los últimos 4 años su presencia en el mismo territorio.

“España ha sido durante años líder en energías renovables, -ha continuado la experta de la VIU- pero con la crisis económica se recortaron las ayudas públicas y se aprobaron normativas que han frenado el crecimiento del sector y el autoconsumo, lo que ha llevado al cierre de pequeñas empresas y al forzado salto internacional de las empresas de renovables mejor preparadas”.

En este sentido, lacaminos opuestos en el fomento de las energías renovables profesora de la VIU ha indicado que “España sigue teniendo una de las mayores potencias instaladas en Energías Renovables No Convencionales (ERNC) a nivel mundial, pero ha perdido los primeros puestos de liderazgo debido a la detención brusca que ha sufrido el sector y Latinoamérica representa, a día de hoy, un interesante mercado para los empresarios españoles”.

“La mayoría de los países latinoamericanos analizados en el informe –ha añadido- han apostado por estrategias energéticas a largo plazo y por un apoyo expreso a las ERNC, lo que les convierte en el destino natural de las empresas españolas que no pueden seguir expandiéndose en España, pero que tienen experiencia y tecnología suficientes para poder hacerlo bien en el mercado latinoamericano”.

Latinoamérica se ha convertido en uno de los motores de la energía renovable en el mundo. Tres de los países analizados —Chile, México y Brasil— se encuentran entre los diez países más atractivos para invertir en renovables, por lo que según la experta de la VIU “podemos concluir que en 2017 el negocio de las renovables seguirá en expansión, especialmente en los países de Latinoamérica”.

LAS RENOVABLES, UN NEGOCIO EN EXPANSIÓN

El informe de la VIU indica también que en los países objeto del estudio, el máximo potencial de la energía renovable está aún muy lejos de ser alcanzado, lo que junto a las políticas de fomento de las ERNC a largo plazo, la creciente demanda de energía por el previsto aumento de población y de la mejora del nivel de vida, así como los recursos naturales de sus territorios, otorgan cierta estabilidad y seguridad jurídica a los potenciales inversores.

En este sentido, cabe destacar que mientras en España en 2015 el 37% de la producción de electricidad fue de origen renovable, en Brasil fue del 73%, en Colombia del 68%, en Uruguay y Guatemala del 94% y 68% respectivamente y en países como Costa Rica alcanzó el 99%.

Por otra parte, el estudio resalta que España ha aumentado la potencia instalada en ERNC en un 91.8% de 2007 a 2015, por debajo de otros países objeto del estudio como Chile con un 3.486%, México con un 221% o Panamá con un 2.840%. Sin embargo, España sigue siendo, de los países analizados en el informe, el que mayor potencia instalada tiene (31.132 MW), seguido de Brasil con 24.625 MW.

LAS RENOVABLES EN ESPAÑA

Según el estudio de la VIU, respecto al origen de las renovables en España, actualmente la energía hidráulica tiene un peso menor en la matriz energética española que en el resto de países analizados en el informe, en los que el gran peso de las renovables recae en la hidráulica; de hecho, en España, las ERNC superan la capacidad instalada de la hidráulica, lo que muestra el gran esfuerzo que hace unos años se inició en el país para promover las renovables. La energía eólica es la que mayor crecimiento ha experimentado, y en 2015 España era el tercer productor mundial de este tipo de energía dentro de los países OCDE.

En el caso de la energía solar, España ha liderado el mercado gracias a las importantes inversiones realizadas hace unos años, pero a partir de 2010 otros países han invertido mucho más en esta energía, relegándole al quinto lugar dentro de los países de la OCDE. Además, en breve, otros países como Francia, que ha aumentado la capacidad instalada de forma constante, le superarán.

El estudio indica también que, incluyendo la energía hidráulica, las renovables produjeron en España un 37% de la electricidad en 2015, donde un 19% fue de procedencia eólica y un 11% de hidráulica, siendo el resto de otras energías. El sector de las renovables en España ha sido el gran damnificado de las reformas en el sector energético, lo que ha provocado que, entre 2014 y 2016 las renovables perdieran 574 millones de euros y se espera que las pérdidas aumenten a 664 millones más entre 2017 y 2019 si no mejoran las estimaciones.

El informe analiza la evolución de las renovables en diez países latinoamericanos: Brasil, México, Chile, Uruguay, Costa Rica, Guatemala, Argentina, Perú, Panamá y Honduras, y muestra el crecimiento espectacular de las renovables, principalmente la eólica, en cada uno de estos países en los últimos diez años. En todos ellos ha habido una apuesta clara por el fomento de las ERNC.