Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

La salud autopercibida, fenómeno multidimensional de gran interés en el campo de la investigación en salud

  • Por Raquel Sánchez Recio

  • 12 septiembre 2017

La salud autopercibida es un fenónemo multidimensional que proporcional información sobre la salud física, mental del individuo y se ha asociado con la mortalidad, mobilidad y el uso de los servicios sanitarios. Su simplicidad y la recomedación de la OMS de que se incuya como parte estándar de las encuestas de salud, la han convertido en una de las aproximaciones al nivel de salud de la población más utilizadas.

Así mismo, la salud autopercibida es considerado como unos de los indicadores de nivel intermedio con sensibilidad de género, elaborados para poder observar las consecuencia en la salud del género como construcción social y, así ayudar a comprender si la diferencia observada entre sexos en el estado de salud es el resultado de desigualdades o inequidades de género.

La salud autopercibida es un indicador de salud subjetivo. La obtención de dicho indicador es muy sencilla, consiste en preguntarle a la persona como considera actualmente que es su salud. Las respuestas que se le pueden dar a la personas pueden ser de tipo Likert (muy buena, buena, regular, mala y muy mala) o graduadas es una escala del 1 al 10, siendo 1 la peor salud autopercibida y 10 la mejor. Otros autores utilizan un termómetro de medición, a mayor medición mejor salud autopercibida.

Posteriormente, estudios realizados por Manor et al en el año 2000, comprobaron que los resultados eran los mismos al modelizar, mediante regresión logística, la relación existente entre las condiciones socioeconómicas y la autopercepción de la salud, utilizando la variable de salud autopercibida con cinco categoría y la misma recodificada en dos categorías.

Actualmente, cada vez son más los investigadores que utilizan este indicador como aproximación a la salud de la población y muchos artículos científicos que presentan datos en relación a este indicador.

Pero, ¿todo el mundo y todos los que nos podamos dedicar a la investigación recordamos o conocemos de donde parte este concepto?

Uno de los autores de mayor relevancia en el estudio de la salud autopercibida y su relación con la morbimortalidad y la utilización de sercicios sanitarios fue Singh-Manoux con su artículo “What does self rated measute? Results from the British Whitehall II and French Gazel cohort stuies, publicado en la Journal of Epidemiology and Community Helath en el 2006.

Este autor, utilizó una serie de variables para evaluar la salud autopercibida en el estudio Whitehall II. Las variables utilizadas fueron: variables relacionadas con su historia de vida e historia familiar (peso, clase social del padre, status de los padres, enfermedad crónica de los padres), variables sociodemocráficas (educación, empleo, estado civil), factores psicosociales (autocontrol, satisfacción con la vida, aislamiento social, relaciones sociales, demandas de trabajo, decisiones y actitudes, satisfacción laboral), variables relacionadas con los comportamientos de riesgo en relación a la salud (fumar, beber alcohol, nivel de actividad física, frecuencia en el consumo de fruta y vegetales), variables relacionadas con la salud (enfermedades pulmonares, enfermedades de larga duración, número de enfermedades crónicas, número de procesos de salud recurrentes, presencia de diferentes síntomas, consumo de medicamentos, sueño).

Los análisis estadísticos se hicieron separados para hombres y mujeres, ya que está de sobra demostrado en la literatura científica que la morbilidad y la mortalidad de unos y de otras presentan características y factores diferenciados y por eso deben ser analizados por separado. Tras todos los análisis realizados el autor llegó a la conclusión de que pese a ser un indicador subjetivo, era evaluable y permitía establecer relaciones fidelignas y de alta calidad entre la mortalidad y la morbilidad de la población, así como la utilización de los servicios sanitarios.

Es a partir de entonces, que muchos investigadores han comenzado a realizar estudios teniendo en cuenta este indicador.

Pese a lo que todo el mundo viene pensando o podría pensar en relación a la salud autopercibida y el impacto de la crisis económica, si se hicieran ustedes la autorreflexión e cuál sería la salud autopercibida de la población española en época de crisis seguro que muchos de ustedes podrían llegar a pensar que sería mala o muy mala, relacionado con la pérdida laboral, la pérdida del nivel adquisitivo, la inseguridad en el empleo, la falta de políticas sociales para hacer frente a los numerosos recortes, etc.

Pues pese a lo que pensamos, paradójicamente, hay que señalar que la salud autopercibida de la población en españa ha mejorado, o mejor expresado, la mala salud autopercibida ha disminuido. Esta discordancia ha sido descrita por numerosos autores como Amartya Sen, quien demostró que pese a tener peores condiciones de salud, y peores condicones laborales y sociales, en época de crisis, como la población tenía otra serie de preocupaciones antes que la salud, al preguntarles como sentían que eran su salud respondían buena o muy buena, cuando en otras circunstancias socioeconómicas, en las mismas circunstancias responderían mala o muy mala.

Así mismo, las investigaciones en epidemiología realizadas al respecto, han puesto en relevancia, que aunque la mala salud autorpercibida ha descendido en el conjunto de la población, han aumentado las desigualdades entre los grupos sociales más desfavorecidos, lo que haría necesario el desarrollo de nuevas investigaciones que profundizaran en los efectos que la crisis económica y el desempleo y la falta de políticas sociales están teniendo sobre la sociedad.

Por si ustedes pueden tener interés el leer algo más al respecto les dejo un artículo recientemente publicado en la Revista Española de Salud Publica, con el título “Diferencias por sexo en la salud autopercibida antes y durante la crisis económica”. Este artículo les puede ayudar a comprender las diferencias o desigualddes de género en relación a la salud así como el impacto que la reducción del empleo y la falta de políticas sociales ha tenido, o está teniendo en la población española.

http://www.msssi.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/resp/revista_cdrom/VOL91/ORIGINALES/RS91C_201702019.pdf

Si quieren ampliar más información sobre las desigualdades en salud y como la crisis económica está impactando en la salud de la población les recomiendo que visualicen el siguiente video de la Sociedad Española de Epidemiología donde se aborda las desigualdades sociales en salud y la necesidad de realizar una vigilancia de dichas desigualdades y como la crisis económica ha aumentando dichas desigualdades.

 

Igualmente si alguien tiene interés para trabajar con indicadores con sensibilidad de género les dejo el documento elaborado por la Escuela Andaluza de Salud Pública con dichos indicadores y donde se puden obtener cada uno de ellos. Es una herramienta muy útil para realizar estudios de investigación e incluir la perpectiva de género.

http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/13317296936_Mxdulo_5.Indicadores_de_Gxnero.pdf

Por útlimo, en los informes publicado por la VIU, recientemente se ha publicado uno de epidemiología realizado por la Dra. Carorilna Valera Rodriguez y una servidora, informe en el que se ha abordado el patrón de utilización de servicios sanitarios en época de crisis y la evolución durante el periodo de estudio de la salud autopercibida junto con la puesta en relieve de la necesidad de contar con una serie de indicadores de calidad que permitan medir los resultados en salud de la población  y la utilización de los servicios sanitarios y por hacer comparaciones entre diferentes países. Les recomiendo que se lean el artículo y que reflexionen sobre sus comentarios.

 

Por Raquel Sánchez Recio

Graduada universitaria en Enfermería. Máster Universitario en Salud Pública. Máster Universitario en Administración sanitaria.

Profesora Máster de Salud Pública y Epidemiología  de la Universidad Internacional de Valencia. Miembro del Grupo de Investigación GI-VIU para el Estudio de la Violencia de Género