Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

Las franquicias españolas que se han internacionalizado a Latinoamérica han aumentado un 14% en los últimos tres años

  • 11 mayo 2017

Según el informe “Las redes de Franquicia: principales cuestiones jurídico-económicas.    Especial referencia a la expansión en Latinoamérica” elaborado por la VIU

  • 471 redes de franquicia españolas y 5.418 establecimientos se han internacionalizado a Latinoamérica en 2016
  • México el segundo país con mayor número de redes de franquicia de origen español por detrás de Portugal
  • La relación entre las redes de franquicia españolas y latinoamericanas es cada vez más intensa y va a ser una de las tendencias económicas de los próximos años

Valencia (11-05-2017). Las franquicias españolas que se han internacionalizado a Latinoamérica han aumentado un 14% en los últimos años, según indica el informe sobre  “Las redes de Franquicia: principales cuestiones jurídico-económicas. Especial referencia a la expansión en Latinoamérica” elaborado por Dr. Jaume Martí Miravalls, profesor colaborador en el área de Derecho Civil de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

El informe pone de manifiesto cómo la expansión de redes españolas a Latinoamérica, y viceversa, no solo es una realidad sino también una de las tendencias económicas de los próximos años.

El papel de las nuevas tecnologías, que permite una mayor facilidad a la hora de cumplir con las obligaciones propias del franquiciador, unido a la modernización del Derecho Latinoamericano en materias como la Propiedad Industrial y el Derecho de la Competencia, “abona un terreno cada vez más seguro para un fructífero crecimiento e inversiones mutuas”, ha señalado Jaume Martí.Banner

Según el experto de la VIU, en los últimos años han adquirido mucha importancia las redes de franquicia frente a otros sistemas de distribución integrada, principalmente en Latinoamérica, donde la mayor parte del comercio minorista se integra en base a estas redes. En el mercado español y Latinoamericano empiezan a vislumbrarse los factores económicos que, en su momento, justificaron la internacionalización de las redes de franquicia en los EEUU, lo cual nos indica que esta va a ser la tendencia en los próximos años.

En este sentido, según los datos del sector -“Informe estadístico 2016: la franquicia española en el mundo” elaborado por la Asociación Española de Franquiciadores-, 471 redes de franquicia españolas y 5.418 establecimientos se han internacionalizado a Latinoamérica en 2016. En términos absolutos, México es el segundo país con mayor número de redes de franquicia de origen español -solo por detrás de Portugal-, Colombia el octavo y Panamá el noveno.

Si atendemos al número de establecimientos, Brasil ocupa el cuarto puesto, México el quinto y Argentina el séptimo. Por su parte, los países de América Latina con mayor expansión nacional e internacional de redes de franquicias son México, Brasil, Argentina, Venezuela, Chile, Perú y Colombia. En concreto, según datos del sector, Brasil es el país con mayor número de establecimientos franquiciados, seguido de México y Argentina. Se da la paradoja de que estos tres territorios son los únicos en Latinoamérica con regulación de las redes de franquicia.

CONTRATOS Y OBLIGACIONES DE LAS FRANQUICIAS

En el informe se analizan también los distintos contratos utilizados en las redes de franquicia para su expansión, tanto nacional e internacional. Para el experto de la VIU, “cada contrato cubre unas necesidades y su conocimiento y comprensión son fundamentales. Comprender su naturaleza, sus ventajas e inconvenientes, así como su específica problemática jurídica, es imprescindible para una adecuada expansión nacional e internacional”.

El estudio explica también las principales obligaciones asumidas por las partes, las cláusulas contractuales más características y los efectos jurídico-patrimoniales asociados a la extinción de estos tipos de contratos. Todo ello con el objetivo de “contribuir a una mejor comprensión de los riesgos y ventajas de cada uno de los contratos”. La formación jurídico-económica de todos los operadores involucrados en este tipo de operaciones internacionales resulta imprescindible para su éxito a medio y largo plazo.