Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

Nuevas estrategias para abordar la discalculia

  • 10 diciembre 2014

La discalculia es un trastorno del aprendizaje comparable a la dislexia, salvo que en este caso no se trata de problemas de lecto escritura, sino con las matemáticas y los cálculos. Signos de alerta como utilizar los dedos para calcular, dificultades para contar hacia atrás, errores en la transcripción de números dictados o imposibilidad o graves problemas para memorizar las tablas de multiplicar son indicativos de que el niño pueda tener esta dificultad.

El tratamiento de la discalculia debe basarse en los resultados de una completa evaluación neuropsicológica del niño o niña, que nos servirá para identificar de manera individualizada los puntos fuertes y débiles en cada caso. Los principales aspectos a evaluar son los siguientes:

  • La línea numérica mental.
  • La capacidad de cálculo exacto y aproximado.
  • Los mecanismos de transcodificación.
  • El conocimiento de las reglas.
  • La capacidad en la resolución de los problemas.

 

CTA texto - innovacion en la enseñanza

¿Cómo tratar la discalculia?

Detectada a tiempo y con la intervención adecuada, la dislalia es un trastorno del aprendizaje perfectamente subsanable, puesto que  los niños con este problema no presentan ningún tipo de discapacidad intelectual, ni problema físico o neurológico. Un niño con discalculia debe incluirse en el grupo con alumnos con necesidades educativas especiales (NEE), para que pueda recibir el apoyo y el tratamiento individualizado que precise, durante el tiempo necesario.

El objetivo educativo debe ser mejorar los déficits en el procesamiento numérico y el rendimiento general en la escuela. Para lograrlo, lo más conveniente es seguir un programa de refuerzo adecuado a las dificultades observadas en cada niño afectado de discalculia. Aunque puede variar, la referencia en cuanto a número de sesiones y duración es de 2 sesiones semanales (como mínimo) de 1 hora cada una.

En estas clases de apoyo se recomienda utilizar la siguientes metodologías:

  • Fortalecer el concepto numérico básico a través de ejercicios que ayuden a consolidar la línea numérica mental.
  • Reforzar el conocimiento y la utilización de los números mediante la introducción de actividades de juego enfocadas en el aprendizaje y recordatorio de los conceptos numéricos en clave lúdica.
  • Utilizar nuevas estrategias: como algún software especializado o la aproximación multisensorial.

Recursos innovadores en el tratamiento de la discalculia

Como hemos comentado en el párrafo anterior, las metodologías innovadoras y el uso de tecnologías de la información y la comunicación (TICs) constituyen uno de los principales recursos de intervención frente a los problemas de cálculo y aprendizaje de las matemáticas.

Dentro de estas herramientas cabría destacar:

  • El software La carrera de los números. Se trata de un programa desarrollado específicamente para el tratamiento de la discalculia, que puede contribuir a la mejora de este tipo de dificultades desde una perspectiva lúdica, amable y divertida.
  • Las aulas multisensoriales. A los niños con dificultades en el área de las matemáticas les cuesta entender los procedimientos y las reglas mediante un código únicamente verbal porque les resulta demasiado abstracto. Una aproximación desde la experiencia en espacios que potencien el tacto, la vista y el resto de sentidos y donde el niño pueda aprender los conceptos desde una perspectiva más práctica y realista, puede suponer el entorno ideal para superar este tipo de limitaciones del aprendizaje.

discalculia

 

CTA imagen - innovacion en la enseñanza