Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

De la Tierra a Marte: carta para el rover Curiosity

  • Por Antonio Pérez Verde
  • 17 febrero 2016

Estimado Curiosity,

¿qué tal estás? Espero que vaya todo bien por allí. Por los datos que envías parece que sigues en plena forma a pesar de estar a más de 240 millones de kilómetros. Y aunque estés lejos, nos acordamos mucho de ti, sobre todo cuando nos envías ‘selfies’. Parece que fue ayer cuando llegaste a Marte, pero ¡ya llevas tres años y medio allí! Eso sin contar los 8 meses y pico que duró tu viaje por el espacio hasta llegar allí. Fueron 255 días que se nos hicieron eternos.

¿Qué tal llevas el frío? Por aquí parece que está tardando en llegar el invierno. Luego sucederá que llegará de repente y nos pillará a todos desprevenidos. Tu ya estarás habituado, porque claro, a varias decenas de grados bajo cero la mayor parte del tiempo, seguro que terminas acostumbrándote.

Gracias a la calidad de las fotos que nos envías podemos disfrutar con tus imágenes, y los científicos pueden seguir trabajando para comprender un poco mejor el Planeta Rojo. Pero además de las fotos, hay muchas otras cosas que te tenemos que agradecer. Por ejemplo, el día de tu aterrizaje en agosto de 2012: nos hiciste formar parte de una experiencia que perfectamente podría estar sacada de una superproducción cinematográfica al más puro estilo Star Wars. Lo novedoso y arriesgado de la maniobra que puso tus seis ruedas en suelo marciano hizo que más de medio mundo estuviera pendiente de ti.

Ya has pasado el punto kilométrico 13 en la superficie de Marte, pero tranquilo que no somos supersticiosos. A la velocidad que llevas no es que seas un coche de Formula 1, pero a nosotros nos sirve. Míralo por el lado positivo: seguro que en una carrera de caracoles llegarías de los primeros. De todos modos, yo prefiero que vayas pasito a pasito rodando sobre seguro a que vayas un poco más rápido y alguna de tus ruedas quede encajada en algún hueco como le sucedió al rover Spirit.

Selfie del rover Curiosity de la NASA obtenido el pasado 19 de enero de 2016 mostrando el paisaje de la zona denominada ‘Namib Dune’ donde el rover analizará muestras de arena | Créditos: NASA/JPL-Caltech/MSSS.

Selfie del rover Curiosity de la NASA obtenido el pasado 19 de enero de 2016 mostrando el paisaje de la zona denominada ‘Namib Dune’ donde el rover analizará muestras de arena | Créditos: NASA/JPL-Caltech/MSSS.

 

En estos 13 kilómetros te tenemos que agradecer también todo lo que nos has ido descubriendo: rocas erosionadas por el agua, el lecho de un antiguo lago, indicios de materia orgánica… Tu instrumento SAM (Sample Analysis at Mars) nos ha ayudado mucho a comprender lo que ocurre con el metano allá en Marte, dando pasos fundamentales para acercarnos a la respuesta de la gran pregunta: ¿hubo vida en Marte?

Y además tienes el instrumento REMS (Rover Environmental Monitoring Station) desarrollado en su mayor parte en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) en Torrejón de Ardoz (Madrid), que funciona de maravilla y nos permite conocer cómo es el medioambiente marciano. Gracias a él sabemos con más precisión que nunca las temperaturas que tienes que soportar. En las contadas ocasiones que has alcanzado algún grado sobre cero al mediodía marciano, imagino cómo sería estar allí contigo. Pero luego me viene a la cabeza las tan bajas presiones atmosféricas y se me quita la idea de la cabeza, porque claro, con esa presión de unos 8 milibares, unas 130 veces menor que la nuestra, sentiríamos como los pulmones van… bueno, mejor no pensarlo.

Estoy seguro que ya tienes ‘en el horno’ algo preparado para enseñarnos. ¿Con qué estará relacionado? ¿Agua? ¿Materia orgánica? ¿Indicios de actividad biológica? Sea lo que sea, seguro que nos deja con la boca abierta. Estaremos atentos porque seguro que muy pronto nos sorprendes.

Tengo que confesarte que durante unos días temíamos por la integridad de tus ruedas. Fue cuando atravesaste la zona de Yellowknife Bay con sus rocas puntiagudas que cortaban como cuchillas, y aunque tus ruedas son de metal, son tan finas que se vieron afectadas. Nos llevamos un buen susto y tuvimos que parar el trazado para modificarlo con el fin de llevarte por una zona más arenosa y que tus ruedas no sufrieran más.

Por cierto, pronto tendrás un compañero de juegos, aunque no creo que os veáis. En breve lanzarán el orbitador de ExoMars, y dentro de dos años otro rover que te hará compañía por allí. La mala noticia es que retrasaron el lanzamiento de InSight, así que habrá que esperar al menos otros dos años hasta que se abra la nueva ventana de lanzamiento.

Y para terminar esta carta, te voy a pedir una cosa… Es cierto que en Marte no llueve, y que encontrar agua allí es difícil. Pero si alguna vez encuentras en algún sitio un poquito de agua, por poca que sea, date una pequeña ducha que falta te hace. Y luego nos mandas un selfie.

Atentamente,

Antonio Pérez Verde
Colaborador docente del Máster Universitario en Astronomía y Astrofísica de la VIU
Video: Aterrizaje del rover Curiosity en Marte