Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

Cada vez estamos más cerca de encontrar vida bacteriana en Marte

  • 21 abril 2017
  • El estudio del agua es fundamental para poder hablar de habitabilidad del Planeta Rojo
  • Las empresas privadas están apostando por el inicio de misiones tripuladas
  • Con la nueva generación de misiones espaciales sabremos más sobre Marte

 “Cada vez estamos más cerca de encontrar vida bacteriana en Marte -ha destacado Antonio Pérez Verde, colaborador Docente del Máster Universitario de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Internacional de Valencia (VIU)- , ya que las próximas misiones espaciales estarán equipadas para encontrar evidencias de vida”.

“La cuenta atrás ya ha comenzado, y en esto, el estudio del agua es fundamental” –ha indicado el autor del informe Marte: Persiguiendo el agua en el Planeta Rojo-. Quien ha añadido que “está claro que desde que las sondas están siendo enviadas a Marte, nuestra visión de este planeta cada vez se muestra más “amistosa” y los datos que nos llegan, invitan al optimismo”.

bannerEl profesor de la VIU ha explicado que “tal y como la conocemos, la vida precisa de una serie de elementos químicos: carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, fósforo y azufre, además de energía y agua en estado líquido, por lo que al Marte actual tan solo le falta esto último en superficie, aunque también podría encontrarse en el subsuelo. Por ello,  las futuras misiones investigarán la posible existencia de corrientes subterráneas”.

Para el experto de la VIU “la nueva generación de misiones que llegarán a partir de los lanzamientos producidos en 2018, aprovechando la ventana que se produce el próximo año, nos acercarán mucho más a fondo la habitabilidad de Marte”. El informe resalta también que en paralelo se está librando otra carrera en las misiones a Marte, la de llevar al ser humano a este planeta. “En esta otra carrera parece que las empresas privadas quieren tomar la delantera, aunque las agencias estatales están teniendo en cuenta en sus presupuestos este asunto”-ha señalado el experto de la VIU.

Según ha indicado “no es una tarea fácil, no sólo por el coste y la tecnología que se necesita, sino también por el riesgo que implica para el ser humano, aunque hoy en día ya conocemos la tecnología y contamos con los recursos económicos necesarios”.

LA EDAD DE ORO DE LA EXPLORACIÓN MARCIANA

El siglo XXI da paso a la alta tecnología para la exploración de Marte. Siete orbitadores, cuatro aterrizadores y tres rovers forman el ejército marciano del presente siglo que ha participado en 14 misiones, ocho de ellas siguen activas a fecha 1 de marzo de 2017. Son misiones de gran envergadura con tal instrumentación que hacen de ellas auténticos laboratorios bien equipados y automatizados los cuales nos están enseñando los secretos más íntimos del Planeta Rojo, tanto de su pasado como de su presente.

Gracias a estas misiones conocemos, entre otras cosas, que en Marte existen depósitos de arcillas que sugieren un paisaje húmedo en tiempos remotos, depósitos de hielo en las zonas polares del planeta y un cráter de 35 Km de ancho y casi 2 Km de profundidad, donde también sabemos el total acumulado de hielo de agua en el casquete polar norte.

EL FUTURO DE LA EXPLORACIÓN MARCIANA

Según el informe de la VIU, en 2018 tendremos una nueva ventana de lanzamiento y se aprovechará para lanzar la misión InSight de la NASA. Esta misión consiste en un aterrizador con la tecnología necesaria para operar como un sismógrafo que servirá para ver la actividad interna del Planeta Rojo. Su duración está prevista que sea la de dos años terrestres para así poder completar un año marciano. No obstante, y viendo los precedentes, puede que la misión dure sustancialmente más.

En la ventana de 2020, está previsto que se lancen cinco misiones, entre las que destacan dos: los rover Mars2020 de la NASA y ExoMars de las agencias espaciales europea y rusa. Entre los objetivos de estas dos misiones está la de buscar rastros de vida pasada en el Planeta Rojo. Para ello investigarán la superficie y el subsuelo poco profundo de Marte en busca de biofirmas procedentes de posibles formas de vida pasada.

También está previsto que una empresa privada lance una misión  no tripulada que pretende hacer llegar a Marte un módulo a modo de demostrador para ver la fiabilidad de futuras misiones al Planeta Rojo.